Artículos

“Crear una startup es sinónimo de incertidumbre y hay que saber disfrutar esta sensación”

Una de las habilidades más importantes que debe tener un emprendedor es saber sobrellevar situaciones de incertidumbre y de inseguridad, también convertir estos momentos inciertos en fortalezas para su equipo. Así lo señaló Amparo Nalvarte, Cofundadora de B89 y Fundadora de Culqi.

“No todas las personas viven felices con la incertidumbre y crear una startup es sinónimo de incertidumbre”, dijo, por ello, señaló que hay que disfrutar esa sensación y contar con altos niveles de pasión en lo que están desarrollando y recalcó “si ustedes no creen, simplemente se van a estresar demasiado cuando no se logra algo, entonces no están para emprender”.

Nalvarte señaló que el emprendedor es el encargado de vivir la incertidumbre y también de hacer que su equipo se sienta seguro, de transformar la inseguridad en seguridad para sus equipos.

“Algo que me ha servido muchísimo ha sido siempre enfocarme en el resultado, es decir, en el ‘qué’, mientras que el ‘cómo’ lo voy planeando en el camino, Hacer una estrategia casi nunca se respeta, siempre hay algo que cambiar, pero siempre hay que tener presente el objetivo”, dijo durante el webinar “Startups exitosas”, organizado por Leasein.

Incorporación de tecnologías

Para Amparo Nalvarte, las startups, según cómo incorporan la tecnología se dividen en dos. Una de ellas son las que tienen una visión grande, se encuentran seguras de sus modelos de negocios y arman una arquitectura escalable. Dijo que el otro tipo de emprendimiento son los que están explorando y quieren validar su propio modelo tecnológico.

“Si queremos desarrollar una gran estructura tecnológica y desde el primer día no tenemos los recursos, no lo vamos a hacer y nos vamos a quedar cruzados de brazos. Y esa no es la idea”, subrayó.

Por ello, señaló que para empezar con un modelo tecnológico para nuestros emprendimientos, existen otras startups que nacen sin desarrollar softwares, pero son startups tecnológicas que se apoyan de terceros.

“Existen plataformas que son marca blanca donde se les puede contratar y ya empiezas a operar. Ya tienes una tecnología que te da soporte”. Resaltó también el caso de los comercios electrónicos, que cuentan con una amplia variedad de opciones para desarrollar su web, sin tener que comenzar desde cero.

Hay tiendas de alquiler donde se suben los productos y se comienzan a vender. Estas plataformas ya están conectadas con pasarelas de pagos, con servicio delivery, facturación electrónica y todo lo que necesiten. - destacó.

Retos y oportunidades

De otro lado, comento que el 2021, al ser la continuación de un año tan cambiante como el 2020, tendrá muchos retos y oportunidades como el home office. Para Amparo Nalvarte, pese a las limitaciones que tiene esta forma de trabajar, a comparación del presencial, funciona. “Este es uno de los grandes beneficios que nos trae la pandemia y que se quedará con nosotros, es una realidad, muchas empresas han comprendido esto, se han adaptado a ello y funciona”

Otra de las ventajas traídas con el trabajo remoto, es la capacidad de conexión con stakeholders y la reducción de distancias para reunirse con contactos que se encuentren en otras partes del mundo. Así como una mayor visión de cuánto se puede extender nuestro mercado.

“Si antes para conocer a un inversionista de Estados Unidos teníamos que viajar, ahora ya no es necesario. Ahora estamos a un clic de distancia. Y esto nos abre posibilidades a nivel de socios, inversionistas, proveedores y también para pensar que nuestro mercado puede ser mucho más grande de lo que antes creíamos”, subrayó.